Diabetes: qué es y cuáles son las causas

diabetes_circle

 

 

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica caracterizada por niveles de azúcar (glucosa) en sangre elevados.

A la glucosa que circula por la sangre se le llama glucemia.

El aumento de glucemia es el resultado de defectos en la secreción de insulina, en su acción o en ambas. La insulina es una hormona que fabrica el páncreas y que permite que las células utilicen la glucosa de la sangre como fuente de energía.

Un fallo de la producción de insulina, de la acción de la misma, o de ambas cosas, genera un aumento de los niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia). De no controlarse adecuadamente, a largo plazo, la presencia continua de glucosa alta en la sangre puede provocar alteraciones en la función de diversos órganos, especialmente los ojos, los riñones, los nervios, el corazón y los vasos sanguíneos.

Causas

  1. Factor genético o hereditario. La diabetes tipo 2 tiene mayor riesgo hereditario que la tipo 1. En casi todos los casos un padre o un abuelo tienen la enfermedad. En el caso de gemelos idénticos, si uno tiene la enfermedad, el otro tiene un 80% de posibilidades de desarrollarla.
  2. Estilo de vida. El 85 % de las personas con diabetes tipo 2 tienen exceso de peso. El porcentaje restante a menudo tiene un defecto hereditario que causa resistencia a la insulina.

 diagnostico diabetes

La diabetes mellitus es una enfermedad que se presenta con mucha frecuencia entre la población general. Los dos principales tipos de diabetes son la diabetes tipo 1, antes llamada infanto-juvenil, y la tipo 2, antes conocida como la del adulto.

Esta última supone en torno al 90 % del total de los casos de diabetes y su incidencia está aumentando de manera muy llamativa en los últimos años, en relación con los cambios en el estilo de vida, cada vez más sedentario y con una dieta que favorece la ganancia de peso.

Recientemente se ha acuñado el término “diabesidad” unificando estas dos enfermedades muy estrechamente asociadas, diabetes tipo 2 y obesidad. De hecho, el 85 % de las personas con diabetes tipo 2 tienen exceso de peso. En los últimos tiempos se está viendo un fenómeno nuevo, el diagnóstico de diabetes tipo 2, la anteriormente conocida como del adulto, en niños. Esto va en paralelo con la obesidad infantil, que está creciendo de manera exponencial.

La diabesidad se podría considerar la epidemia del siglo XXI. En España, el estudio di@bet.es (publicado en 2012) encontró que el 13,8 % de los mayores de 18 años presenta diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5 millones de personas. De éstas, más del 40 % desconocían que presentaban la enfermedad.

La diabetes tipo 1, por el contrario, no está relacionada con el estilo de vida. A pesar de ello, su incidencia también está aumentando, aunque de manera mucho más moderada. No se conoce la causa de dicho incremento, aunque se han postulado diferentes teorías, ninguna confirmada. La mayoría de las diabetes tipo 1 se originan por un proceso autoinmune, que afecta a las células del páncreas que producen la insulina. Por definición, todos los pacientes que presentan diabetes tipo 1 deben tratarse con múltiples inyecciones diarias de insulina, a diferencia de lo que sucede con los tipo 2, que pueden tratarse con estilo de vida y pastillas, aunque muchos acaban precisando insulina. A día de hoy no contamos con ningún tratamiento que pueda prevenir la diabetes tipo 1. Se ha ensayado con una serie de fármacos, pero sin ningún éxito hasta el momento.

El panorama cambia radicalmente para la diabetes tipo 2, donde la prevención puede desempeñar un papel muy importante. En primer lugar, hay que detectar quiénes están en riesgo de presentarla para concentrar la estrategia preventiva en estas personas.

Diabetes Tipo 2

En este tipo de diabetes la capacidad de producir insulina no desaparece pero el cuerpo presenta una resistencia a esta hormona. En fases tempranas de la enfermedad, la cantidad de insulina producida por el páncreas es normal o alta. Con el tiempo la producción de insulina por parte del páncreas puede disminuir.

 

El 85 % de las personas con diabetes tipo 2 tienen exceso de peso y combatiendo dicho exceso de peso disminuiremos en gran medida el porcentaje de personas diabéticas.

 

 

Hay una situación que algunos denominan “prediabetes”, que incluye a personas que sin llegar a alcanzar los criterios diagnósticos de diabetes presentan valores de glucosa por encima de lo ideal.

Podríamos dividir a estos grupos en:

  • Glucemia basal alterada: aquellas personas con valores de la glucosa en ayunas entre 100 y 125 mg/dl.
  • Intolerancia a los hidratos de carbono: cuando a las 2 horas de tomar 75 gramos de glucosa la glucemia oscila entre 140 y 199 mg/dl.
  • Cuando la hemoglobina glucosilada (HbA1c), parámetro que refleja la glucemia media de los últimos meses, está entre 5,7 y 6,4 %.

También podemos considerar que están en especial riesgo de padecer diabetes, además de las personas obesas y con “prediabetes”:

  • Familiares de primer grado de personas con diabetes
  • Mujeres que han tenido diabetes gestacional o que han dado a luz bebés de más de 4 Kg al nacer
  • Personas con hipertensión o hiperlipemia
  • Mujeres con ovarios poliquísticos
  • Otras enfermedades asociadas a resistencia a la insulina, aparte de los ovarios polimicroquísticos, como la acantosis nigricans o la obesidad grave
  • Personas sedentarias
  • Personas con enfermedad cardiovascular
  • Personas pertenecientes a alguna etnia considerada de alto riesgo: latinoamericanos, afroamericanos, americanos de origen asiáticos, oriundos de las islas del Pacífico

El mejor momento para tratar las complicaciones de la diabetes es antes de que se presenten, optimizando el control metabólico. Aún mejor, lo ideal sería prevenir la presentación de la diabetes, actuando de manera preferente sobre aquellas personas con factores de riesgo para desarrollarla.

 Todas las personas que presentan factores de riesgo deberían ser sometidas a algún tipo de actuación para evitar la diabetes. Sin embargo, los mejores candidatos a la hora de seleccionar a quien tratar serían las personas con “prediabetes”, es decir, aquellas con cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Glucemia basal alterada (glucemias en ayunas entre 100 y 125 mg/dl)
  • Intolerancia a los hidratos de carbono (glucemias a las 2 horas de tomar 75v gramos de glucosa entre 140 y 199 mg/dl)
  • Hemoglobinas glucosiladas (HbA1c) entre 5,7 y 6,4 %

Se han llevado a cabo una serie de estudios para evaluar el impacto de diferentes terapias, modificando el estilo de vida o ensayando con diferentes medicamentos.

ESTILO DE VIDA

Decálogo de la salud en la prevención de la diabetes tipo 2

  1. La diabetes tipo 2 se puede prevenir si modificamos nuestros hábitos de vida personales.
  2. Es importante realizar el autochequeo personal y un chequeo preventivo al menos una vez al año.
  3. Se debe evitar el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad, los verdaderos factores de riesgo de la diabetes tipo 2.
  4. Conviene incluir en nuestra vida la saludable "dieta mediterránea".
  5. No olvidar hacer un hueco en la agenda para incluir la práctica de una actividad física saludable y regular.
  6. Evitar la soledad, que hoy constituye un verdadero factor de riesgo para nuestra salud.
  7. Huir de las "dietas milagro" y de la automedicación en todos los sentidos, y especialmente de los productos milagrosos que nos ofrecen para perder peso sin esfuerzo.
  8. Entonar un "no" rotundo al consumo de tabaco y evitar el abuso en el consumo de alcohol.
  9. No se fíe de todo lo que encuentre en los medios de comunicación.
  10. Confíe en los profesionales sanitarios que siempre estarán a su lado.

 

Fuente: https://www.fundaciondiabetes.org/ 

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados